Palabras

Hay palabras

atravesadas en la garganta de cada historia,

que cómo la nuestra

acabaron mucho antes de dar comienzo.

Historias,

que hablan de incendios en la piel,

reducidos a cenizas

que nunca debieron quedarse;

y de insomnios en el alma,

tras los cuáles nunca se encontró consuelo,

ni respuesta,

ni calma.

Búsquedas y desencuentros,

de tu boca indescifrable,

de mis manos abrazando la nada

que construyes para mi.

Disparos a quemarropa

dirigidos por todo aquello

que nunca fuiste capaz de decir,

y que el tiempo se encargó de recordarme.

Tiempo, que pasa impasible ante mis ojos,

anunciando tormentas,

gritando a viva voz

que hay pasados que aunque se nos quedan

nunca vuelven.

Y que no hay mañana,

ni recompensa

para quien no decide avanzar.

Viajes en direcciones prohibidas,

tierra prometida

sin mas promesa por cumplir que el calor de unos labios

grabados a fuego en una piel que no responde a ninguna

guerra que no lleve tu firma.

Palabras, que adornaron la ausencia de las tuyas,

vendando mis sentidos, anulando la razón y los motivos.

Palabras que ignoraron intenciones de no continuar,

distracciones absurdas, cuando tus dudas dibujaban muros.

Batalla sin tregua, ni trinchera posible.

Delirios cuerpo a cuerpo sin mas solución que el regreso,

o el olvido, o más bien el engaño a uno mismo de creer

continuar.

Ruinas, naufragios, camas vacías…

Finales anticipados que en realidad jamás terminan.

Y es que a pesar del tiempo, determinante o no

tus vientos siempre soplaron con fuerza en mi memoria,

agitando recuerdos, trayéndote hasta mi.

Tú, Roma constante en mi trayecto.

Recuerdos que impregnan rincones

Madrid, Santander.

Paisajes de una ciudad cualquiera

que se me antojan incompletos,

como mis letras,

que no encuentran ya más motivación que la que tu

despiertas.

Que me llevan y te traen entre sus líneas,

trazando puentes que nos empeñamos en esquivar,

pero que siempre vuelven a tenderse.

Huellas imborrables, fuegos imposibles de apagar,

al fin y al cabo fuimos eso,

fuego… la envidia de toda Troya,

pues nadie jamás

fue capaz de arder así…

 

Marta Boz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: